Otoño 2011

Cultura y Sociedad

Problemas Globales, Soluciones, Globales, Parte 4

En Busca del Gobierno Ideal

David Hulme

¿Existe tal cosa como un sistema perfecto de gobierno?

En este último año se han visto muchos retos políticos y económicos en los gobiernos de todo el mundo. En cierto sentido, esto no es nada nuevo, los seres humanos han estado tratando de encontrar la mejor forma de gobierno durante miles de años.

«En las últimas tres décadas el mundo ha sido transformado. En 1974, cerca de tres cuartas partes de los países eran dictaduras; en la actualidad más de la mitad son democracias».

Portada, El Espíritu de la Democracia por Larry Diamond (2008)

En general se reconoce que existen tres formas que se han desarrollado. Las conocemos en términos derivados del griego como monarquía (gobierno de uno), oligarquía (gobierno de unos pocos) y democracia (gobierno del pueblo). Bajo estas categorías caen la monarquía absoluta y constitucional, la dictadura, la aristocracia, la burocracia y la democracia parlamentaria y liberal. Si bien esta no es una lista exhaustiva, que incluye la mayor parte las formas que conocemos de la historia y nuestro tiempo. 

Hoy en día la gran mayoría quiere vivir en una democracia liberal. Más recientemente, el mundo ha sido testigo de la agitación que sacude al mundo árabe, en el norte de África y el Medio Oriente ha habido mucha violencia y derramamiento de sangre ya que la reacción contra los gobiernos existentes se ha esparcido. Todo empezó con las revoluciones en Túnez y Egipto, después le siguió la guerra civil en Libia. Han habido revueltas en Bahréin, Siria y Yemen, además de graves protestas en Argelia, Irak, Jordania, Marruecos y Omán. Menores disturbios civiles también han ocurrido en Kuwait, Líbano, Mauritania, Arabia Saudita, Sudán y el Sahara Occidental. En cada caso, la población se centró en derrocar a la monarquía o la oligarquía y establecer la democracia moderna. 

La lucha por el mismo objetivo ha estado en movimiento en Birmania desde hace muchos años. Los gobernantes militares de allí han impedido que el ganador de una elección democrática en 1990, Aung San Suu Kyi, tome cargo de su posición. Incluso el fracasado levantamiento de 1989 centrado en la plaza de Tiananmen fue un intento de los estudiantes e intelectuales para estimular al gobierno comunista de China hacia la reforma democrática y una mayor libertad económica. 

Winston Churchill era un observador perspicaz de los intentos humanos dentro de los gobiernos. Él creía en el sistema democrático, aunque no siempre apreció los resultados. Sabía que, junto con otras formas de gobierno, era imperfecta. Un par de años después que el pueblo británico rechazó su liderazgo después de la II Guerra Mundial, dijo: «Se han probado muchas formas de gobierno, y se seguirán probando en este mundo de pecado y aflicción. Nadie pretende que la democracia sea perfecta o toda sabiduría. De hecho, se ha dicho que la democracia es la peor forma de gobierno, excepto que, todas las demás formas de gobierno que han sido probadas de cuando en cuando también han fallado».

EL CAMINO A LA LIBERTAD 

Lo que a menudo se olvida en el afán de sustituir una forma de gobierno humano con otra, es que ninguna ha demostrado ser la respuesta completa. En todos los países, el nacionalismo da como resultado una política económica y exterior de interés propio—esto es, dentro de la expresión de la codicia y la mente estrecha. Esta es la opinión informada del colaborador de la Enciclopedia Británica sobre el tema, el historiador Hugh Brogan. Reconociendo la imperfección de todas las formas de gobierno creado hasta ahora, añade, «Si los seres humanos, como animales políticos, están para seguir progresando, aún no pueden descansar en la búsqueda de nuevas formas de gobierno para satisfacer las necesidades siempre nuevas de su tiempo».

En otras palabras, dejando que se las arregle sola, a la humanidad se le avecinan más imperfecciones. 

Sobre esta cuestión del gobierno, la Biblia no sólo proporciona un estudio fascinante, sino el camino a la verdadera libertad. 

En su Evangelio, el apóstol Juan explicó que los dos seres espirituales que conocemos como el Padre y el Hijo han existido eternamente en una relación armoniosa y plena cooperación (Juan 1:1–3, 14; 5:19, RVC). Este es el modo divino de gobierno. ¿Andan dos juntos, si no están de acuerdo? (Amós 3:3). Por otro lado, Pablo nos muestra que el Padre es la autoridad final, y el hijo se somete a su voluntad (1 Corintios 15:24–28). Llevan a cabo el trabajo en conjunto, sus acciones están basadas en las leyes y principios del amor divino.

Cuando Salomón el hijo de David subió al trono, le pidió a Dios sabiduría y conocimiento durante su reinado. No preguntó por las ventajas que los gobernantes humanos generalmente buscan. Podemos leer esto en 2 Crónicas: «Y Dios le dijo a Salomón, Por haber pensado así, y por no haber pedido riquezas, ni bienes ni gloria, ni la vida de los que no te quieren, ni una larga vida, sino que has pedido tener sabiduría y conocimiento para gobernar a mi pueblo, sobre el cual te he puesto como rey, recibirás sabiduría y conocimiento, y además te daré riquezas, bienes y gloria, como nunca antes tuvieron los reyes que te antecedieron, ni tendrán los reyes que te sucedan» (2 Crónicas 1:11–12). 

Existe una diferencia fundamental en la forma de cómo el gobierno divino funciona. Sus principios no son de este mundo. No se basa en la voluntad de seres humanos falibles, sino en la sabiduría de Dios y el conocimiento. Sus principios son espirituales en su origen y naturaleza. 

UN GOBIERNO PERFECTO 

Cuando los discípulos de Jesús discutían sobre quién era el mayor entre ellos, les corrigió su punto de vista sobre la autoridad. Esto sucedió en dos ocasiones. Lucas registra que Jesús les respondió la primera vez enseñándoles sobre la humildad de un niño que había puesto en medio de ellos. Encontramos este relato en Lucas 9:46–48. La segunda ocasión fue antes de la última Pascua de Jesús. Nuevamente argumentaron sobre la superioridad, y Jesús les dijo: «Los reyes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que tienen autoridad sobre ellas son llamados benefactores; pero entre ustedes no debe ser así» (Lucas 22:25–26). No debían ser como el mundo pagano en torno a los conceptos de la autoridad humana, la grandeza y los títulos honoríficos (Los gobernantes romanos eran nombrados «benefactores»). Prosiguió y dijo que el servicio humilde es un atributo clave de la mente convertida. Llegará el día cuando tengan autoridad divina, pero como seres espirituales en el reino de Dios (versículos 29, 30). La «grandeza» humana y el poder sobre los demás, simplemente no es el camino de Dios. Su espíritu guía a aquellos que siguen un camino muy diferente. 

«El pueblo que anda en tinieblas vio una gran luz… . Porque un niño nos ha nacido, un hijo nos ha sido concedido; sobre sus hombros llevará el principado… . La extensión de su imperio y la paz en él no tendrán límite». 

Isaías 9:2,7 Reina Valera Contemporánea

El anuncio del nacimiento de Jesús a través del profeta Isaías es bien conocido: Porque un niño nos ha nacido, ¡un hijo nos ha sido concedido! Sobre sus hombros llevará el principado, y su nombre será «Consejero admirable», «Dios fuerte», «Padre Eterno» y «Príncipe de paz» (Isaías 9:6, RVC).

Handel utilizo este texto en su famoso oratorio Mesías. Lo que no incluyó fue el resto de la declaración: «La extensión de su imperio y la paz en él no tendrán límite. Reinará sobre el trono de David y sobre su reino, y lo afirmará y confirmará en la justicia y el derecho, desde ahora y para siempre. Esto lo hará el celo del Señor de los ejércitos» (versículo 7).

Esto habla de la época del gobierno de Cristo en la tierra en una fecha futura. Por supuesto, esta clase de gobierno nunca fue parte del papel de Jesús en el primer siglo. Lo que se describe aquí es un tiempo futuro de paz universal y de justicia bajo su cuidado —«De mí saldrá la ley; mi justicia será la luz de los pueblos» (Isaías 51:4).

El gobierno de Dios crecerá no por los intentos de mejorarlo sino porque es lo correcto para empezar. La justicia y rectitud serán características evidentes. Los sistemas humanos llegarán a su fin, y el reino de Dios será establecido sobre las naciones. 

El profeta Daniel escribió en referencia a este tiempo, «Mientras tenía yo esta visión durante la noche, vi que en las nubes del cielo venía alguien semejante a un hijo de hombre, el cual se acercó al Anciano entrado en años, y hasta se le pidió acercarse más a él. Y se le dio el dominio, la gloria y el reino, para que todos los pueblos y naciones y lenguas le sirvieran. Y su dominio es eterno y nunca tendrá fin, y su reino jamás será destruido» (Daniel 7:13–14).

El resultado será la paz eterna, tranquilidad, confianza y seguridad. Isaías lo describió de esta manera: «La justicia hará posible la paz; la justicia redundará en reposo y seguridad para siempre. Entonces mi pueblo vivirá en lugares de paz, en poblaciones seguras, en sitios de reposo» (Isaías 32:17–18).

Esto es debido «Porque así como el mar rebosa de agua, también la tierra rebosará con el conocimiento de la gloria del Señor» (Habacuc 2:14).

Existirá el conocimiento y la ley correcta. Nuevamente Isaías dice, «En los últimos días el monte de la casa del Señor será confirmado como cabeza de los montes; será exaltado por encima de las alturas, y hacia él correrán todas las naciones. Muchos pueblos vendrán y dirán: ¡Vengan, subamos al monte del Señor, a la casa del Dios de Jacob! Él nos guiará por sus caminos, y nosotros iremos por sus sendas. Porque la enseñanza saldrá de Sión; de Jerusalén saldrá la palabra del Señor» (Isaías 2:2–3).

La debilidad de los sistemas de gobierno humano es un problema mundial de primer orden, agravado por el efecto de la naturaleza humana. La soluciones son preceptos justos y un cambio fundamental en la naturaleza humana (véase Ezequiel 36:26–27; Jeremías 31:33; Efesios 4:22–24). Estos serán la base del nuevo mundo, presidido por Cristo bajo Dios el Padre.