Cupido Su Descorazonador Pasado
Bookmark and Share


Biografía


Cupido
Su Descorazonador Pasado

 

Invierno 2010


Cupid

 

“Eros: dios griego del amor, Cupido para los romanos, el hijo de Afrodita. Dentro de la literatura griega se enfatiza la crueldad hacia sus víctimas, así como su omnipotencia. En la era cristiana los ‘cupidos’ se transformaron en seres angelicales simbolizando benevolencia compasión divina”.

—Christopher Hugh Partridge (Redactor), Introduction to World Religions (2005)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“Después de la conversión de la ciudad imperial [Roma], los cristianos aun continuaron, en el mes de febrero, la celebración anual de las lupercales; a la cual estos atribuían una secreta y misteriosa influencia sobre los brillantes poderes del mundo animal y vegetal”.

—Edward Gibbon, The History of the Decline and Fall of the Roman Empire, Vol. 2 (1781, 1996)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“Un cristianismo oficialmente aprobado difícilmente podría cambiar la diseminada adoración de Isis que ya tenía considerable antigüedad dentro del mundo grecorromano, sin embargo de manera gradual ingeriría esa veneración”.

—James Stevens Curl, The Egyptian Revival: Ancient Egypt as the Inspiration for Design Motifs in the West (2005)

 

 

 

 

 

 

 




Ah, Cupido, ese querubín que representa al amor y los amantes por doquier. Celebridad embajadora extraoficial del Día de San Valentín. Ser alado portador de arco y flechas que flecha el corazón de los incautos haciéndolos caer en el amor.

A pesar de su perpetua apariencia juvenil, Cupido no es un neófito. La historia demuestra que este veterano novio ha ejercido su oficio desde la antigüedad. Mito y leyenda crecieron a lo largo de los milenios, proporcionándole con muchos nombres y funciones desde su primera aparición en la cuna de la civilización.

Aunque en los tiempos modernos se materializa como un impúbero o un bebé con alas, el arte antiguo lo muestra como un niño alado un poco mayor. Ahora, en el famoso cuento de Cupido y Psique (Metamorfosis o El asno de oro del siglo II de Lucio Apuleyo) estaba completamente desarrollado como un adulto joven, hijo de una madre celosa y el esposo de una de las mortales más bellas del mundo.

Sin embargo no se deje engañar por su mirada de inocencia juvenil. Detrás de ese brillante rostro angelical se esconde un pasado muy oscuro.

 


LAS RAICES ROMANTICAS

En la mitología romana, la madre de Cupido fue Venus, la diosa del amor y la belleza. Venus y Cupido (del latín cupido, que significa "deseo" o "lujuria") estaban asociados con la pagana Fiesta de las Lupercales, celebradas a mediados del mes de febrero fiestas de purificación y de fertilidad que prefiguraron al moderno Día de San Valentín. Como parte de las festividades, Fauno Luperco-muchachos semidesnudos embarrados con sangre de los perros y cabras sacrificados-corría por las calles flagelando a las mujeres con tiras en forma de látigo (februo) cortado de la piel de cabras. La horadación de la piel de las mujeres se cree que inducia a la fertilidad. De un modo similar, se creía que Cupido podría provocar el amor o el deseo sexual perforando a sus víctimas con flechas de punta de oro.

Cuentos de Cupido y su madre se entrelazan a lo largo de la historia, por lo que es imposible hacer justicia a la historia de uno sin el otro. La historia de Cupido es por tanto, necesariamente también la historia de su madre. Cada uno tiene una contraparte en la mitología griega helenística, donde Afrodita es la diosa del amor y la belleza, y su hijo, el joven dios en el panteón, es Eros.

Generalmente Venus y Afrodita son consideradas como la misma diosa con atuendos distintos. Comparten los símbolos de palomas blancas y rosas rojas y generalmente son descritas como la Reina del Cielo, con una aureola o nimbo-un halo y una luna creciente. A menudo aparecen con un hijo pequeño-una representación temprana de la Madona  (vea “Convergencia Ritual”).

En cuanto a Eros, una de las primeras referencias documentadas se encuentra en la Teogonía de Hesíodo (700 AC). Hesíodo describe a Eros como uno de los dioses primigenios, el dios de la fertilidad y el amor sensual, aparte de ser responsable de la creación de los seres vivos. Este Eros es un ser mucho más poderoso  que el que más tarde surge como el hijo de Afrodita/Venus—el tierno Cupido de las modernas tarjetas para el día de San Valentín.

Sin embargo, Cupido ya existía en encarnaciones anteriores. Viajando a través de la antigüedad, encontramos que sus personalidades estaban lejos de ser la de indefensos bebés con alas diminutas.


EL ASCENSO DE DUMUZI

Cuando se trata de la antigua mitología pagana, las historias a menudo se cruzan y se superponen dependiendo en como los dioses tergiversan su camino a través de las culturas y de la historia en conjunto. La historia de Cupido y su madre no es una excepción. De acuerdo con algunos cuentos antiguos, Venus, diosa del amor, se obsesionó con Adonis, que comparte una serie de puntos comunes con Cupido y Eros. La adoración tanto de Adonis como las de Eros fue llevada a Grecia desde el Cercano Oriente. El nombre de Adonis es una derivación de la palabra semítica de "señor" y se cree que llegó a la lengua griega con el título de Dumuzi (o en hebreo, Tamuz), uno de los dioses más famosos de la Mesopotamia y Sumeria.

Al igual que Adonis, y más tarde Eros y Cupido, Tamuz era un dios joven asociado con una deidad femenina cuyos símbolos incluyen palomas blancas, rosas rojas, una luna creciente y un disco solar o nimbo. Esta diosa-madre es conocida por los nombres de Ishtar (Astarté) e Inanna, según consta en el  recuento sumerio del Descenso de Inanna a los infiernos y el descenso paralelo acádico de Ishtar, ella es dibujada a veces con un niño.

Sin embargo, su pequeño hijo, Tamuz, era también su hermano y / o consorte. (Esta relación incestuosa y confusa no era inusual entre las antiguas deidades mitológicas.) Liturgias existentes y poemas a los dos son a menudo explícitos y abiertamente sexuales  de naturaleza.

El difunto asiriólogo Stephen H. Langdon incluye una traducción del relato de una liturgia que habla de Tamuz en su libro de 1914,  Tammuz and Ishtar: A Monograph Upon Babylonian Religion and Theology (Tamuz e Ishtar: una monografía sobre la Religión y Teología Babilónica), para ilustrar la relación entre los dos:

¿Quien es tu hermana? Yo soy ella.
 ¿Quién es tu madre? Yo soy ella.
 ¡El día amanece por igual para ti y para mí!
 ¡Ambos hemos de ver el mismo día!”
 “La Reyna de Eanna llora, ‘¡Ay! Mi esposo, ¡ay! Hijo mío’.”

Eanna era el templo de Ishtar en la ciudad de Uruk, de modo que según este texto religioso, la Reina de la Eanna era Ishtar, y su hermano / hijo / esposo Tamuz.


TAMBIEN ASCIENDE EL HIJO

En algunos cuentos, Tamuz es muerto por un jabalí (al igual que Adonis en un mito posterior). En [Ishtar] el descenso de Inanna, Tamuz se ve obligado a descender a los infiernos. Mientras se encuentra ausente, la vegetación muere y la procreación sobre la tierra cesa. Ishtar, desgarrada por el dolor, se compromete a tomar su lugar en el mundo subterráneo  la mitad de cada año, liberándolo de manera temporal a la superficie de la atierra. Cuando Tamuz hace su retorno anual a la tierra, la fertilidad se restablece y la vida comienza de nuevo.

El Anchor Yale Diccionario de la Biblia describe el sentido de la historia para los sumerios: "La relación entre Inanna-Ishtar y Dumuzi Tamuz, fue ritualizada en el culto mesopotámico, con el matrimonio sagrado: el apareamiento del rey con una prostituta del templo sagrado renovando las fuerzas generadoras de la naturaleza. El ciclo estacional fue visto como un reflejo del descenso anual  al y del inframundo de Dumuzi, un elemento religioso que siguió su camino hasta el atrio del templo en Jerusalén (ver Ezequiel 8:14)".

Después de un tiempo de luto, o "lamentándose por Tamuz", y reverenciando la salida del sol por el este (una práctica de la que el profeta Ezequiel se lamentaba en el libro de Ezequiel 8:14-16), los devotos celebran la resurrección del dios sol—el joven pastor-dios de la vegetación y la fertilidad— con tortas para la Reina del Cielo, huevos y el sacrificio y el consumo de una cabra o un cerdo, así como con rituales de fertilidad para asegurar la restauración de la procreación y la renovación de todos los seres vivos.

Antiguas ceremonias a la fecundidad, ritos a la vegetación  y el culto al sol fueron comunes en muchas culturas, como los sumerios, mesopotámicos, los babilonios y todos los demás creían que el sol estaba conectado con el renacimiento y la renovación. En el simbolismo de los antiguos, las flechas eran un símbolo masculino asociado con los dioses del sol y los de la de la fertilidad. Por el contrario, el conocido corazón estilizado, suele ser visto como un símbolo femenino (que no tiene nada que ver con un corazón fisiológico real) y de este modo se encuentra estrechamente relacionado con la fertilidad. Aunque las tradiciones y las teorías sobre el origen de varios símbolos varían, no es casualidad que los corazones y flechas han llegado a través del tiempo inextricablemente ligados a la fertilidad del dios eternamente joven que hoy conocemos como Cupido.


MUERTE—Y RENACIMIENTO—SOBRE EL NILO

Sin embargo la historia de Cupido se extiende incluso más allá de Tamuz. En su libro de 1915  Myths of Babylonia and Assyria (Mitos de Babilonia y Asiria), Donald A. Mackenzie explicó: "Entre los dioses de Babilonia ninguno logró más amplia y más fama duradera que Tamuz, que era amado por Ishtar, la amorosa Reina del Cielo-el hermoso joven que murió y fue lamentado y vino de nuevo a la vida. "Señaló además," El mito babilónico de Tamuz, el agonizante dios, tiene un gran parecido con el mito griego de Adonis. También enlazado con el mito de Osiris".

Osiris es el equivalente egipcio de Tamuz. Los dos, al igual que Cupido, son dioses de la fertilidad juvenil. Ambos son asociados con la muerte y el renacimiento, con una madre poderosa / hermana / diosa consorte, y con muchos de los mismos símbolos.

Ishtar, Venus y Afrodita tiene su paralelo egipcio con la diosa Isis. Apuleyo, un devoto de Isis, habló de su naturaleza y sus diversos nombres en Metamorfosis.  Esta historia de un hombre convertido en bestia narra su búsqueda para volver a su forma humana, que finalmente lo logra a través de la oración a Isis, a quien se dirige como "Bendita la Reina de los Cielos"-ya través de su consumo de una guirnalda de rosas sagradas (“rosario").

Isis responde: "Yo soy la Naturaleza, la Madre universal, la amante de todos los elementos, la criatura primogénita del tiempo, soberana de todas las cosas espirituales, reina de los muertos, también de los inmortales, manifestación única de todos los dioses y diosas existentes. . . . Sin embargo soy adorada en muchos aspectos, conocida por incontables nombres, y propiciada con toda clase de variados ritos, con todo y eso me veneran en toda la redondez de la tierra.

 “Los frigios, primeros seres de la tierra, me llaman la diosa de Pesinunte, madre de todos los dioses; aquí, los áticos autóctonos, la Minerva de Cecrops; allí, los habitantes de Chipre, batida por las olas, la Venus de Páfos; entre los cretenses, hábiles en disparar flechas, soy Diana Dictina; para los sicilianos, que hablan tres idiomas, yo soy la diosa Proserpina Estigia; los habitantes de Eleusis me llaman la antigua diosa Ceres.

“Unos, me conocen como Juno; otros, Belona; éstos, Hécate; aquéllos, Ramnusia; y los etíopes, que son los primeros en ver la luz del sol naciente, y los egipcios, que sobresalen por su antiguo saber, venerándome con su propio culto, me llaman la reina Isis”.


ORIGEN DE LAS DIVINIDADES

Con diferentes nombres en diferentes lugares en diferentes épocas, no es de extrañar que las variaciones de cada dios y mito de la diosa abundan. Algunos historiadores sostienen que tales mitos tienen su origen en la historia humana, simplemente los cuentos crecieron y se expandieron con el tiempo. A modo de ejemplo, en algunos cuentos las flechas de Cupido fueron hechas por su padre Vulcano, el dios del fuego. Se cree que el nombre Vulcano proviene de Bel-Caín o Tubal-Caín, "un instructor de cada artesano del bronce y hierro" (Génesis 4:22) y un descendiente de Caín.

De igual manera, los mortales Nimrod y Semiramis han sido asociados con Isis y Osiris, Ishtar y Tamuz, así como con otras deidades paralelas. La tradición cuenta que Nimrod, bisnieto de Noé, se casó con Semiramis, la ambiciosa esposa de un general de la armada babilónica de Nimrod.

Semiramis y Nimrod (a veces llamado Nino) crecieron en poder y corrupción. El libro del Génesis dice que Nimrod se convirtió en el primer hombre de tanto poder, un poderoso cazador que construyó ciudades. Se dice que él también construyó muros para impedir la entrada de animales silvestres y así proteger a los habitantes. Aunque se ganó un gran seguimiento, Génesis habla de su rebelión contra Dios, y la mayoría creen que él era la fuerza detrás de la edificación  de la Torre de Babel. Eventualmente Nimrod fue asesinado, tras lo cual llegó a ser adorado como el dios sol Marduk (Bel o Baal).

Tras la muerte de Nimrod, Semiramis continuó sola, fundando más ciudades, conquistando nuevos territorios así de esa manera construyendo su imperio. A su alrededor surgieron leyendas  para demostrar que también ella tenía raíces divinas. Presuntamente había sido alimentada por palomas después de haber sido abandonada por su madre, una diosa-pez; y en lugar de morir ascendió al cielo en forma de paloma.

Cuando la viuda Semiramis quedó embarazada, esta clamó que fue una concepción divina; el bebé, declaró esta, era el mismo Nimrod, renacido como un dios para ser adorado. El niño fue nombrado Tamuz.

Sir James G. Frazer, en su obra clásica La Rama Dorada, compara las hazañas de la legendaria  Semiramis a las de la diosa Ishtar: No es simplemente que el mito de Ishtar encaja con la leyenda de Semiramis. . . . Difícilmente podemos dudar que la mítica Semiramis sea fundamentalmente una forma de Ishtar o Astarté, la gran diosa semítica del amor y la fertilidad.


CULTO A LA MADONA Y NIÑO

Al igual que con Ishtar y sus diferentes encarnaciones, las palomas juegan un papel importante en las leyendas que rodean Semiramis, además que ella también es conocida como la Reina del Cielo y Madre de los Dioses. El renacer de un esposo, palomas, una media luna y estrellas en la parte inferior  o aureola en la parte superior, la imagen de la madre y niño-como hemos visto, estos iconos vuelven a reaparecer con frecuencia en la historia.

La versión de estudio en inglés de la Biblia King James señala que "gran parte de la idolatría del mundo se remontan a la histórica Babilonia (cf. Génesis 11:1-9), incluyendo el culto a la madre e hijo de Semiramis, Tamuz (cf. Jeremías 44: 16-19; Ezequiel. 8:9, 14), que entró otras culturas como Astarot-Baal, Afrodita- Eros, Venus- Cupido, y hasta Madonna-niño.

Durante la transformación de Cupido dentro del mito y la leyenda de ser el hijo ilegítimo de una corrupta reina a un travieso angelito inspirador del amor, tuvo muchos nombres y representaciones. Otros cognados de Cupido de otras partes del mundo incluyen Atis, Baco, Dionisio, Amor, Panes, Protogonos, Liber y Kama. A través de los milenios siguientes y en múltiples culturas, los nombres e historias son combinados y confundidos, culminando con el aspecto inocente del Cupido de las celebraciones de hoy día de San Valentín.

Comenzando como  un pastor-rey  lujurioso que moría anualmente, causando el llanto de las mujeres por todo el mundo conocido, a un incestuoso dios sol portador de vida, sus sobrevivientes cuentos abarcan eones y civilizaciones enteras con variaciones en los nombres según las tradiciones populares. Esta entrelazada historia de Cupido y su madre, la madre tradicional / hijo / esposo deidades del amor y el deseo sexual, puede ser que hoy esté algo encubierto, por esto, los pocos que rinden homenaje a Cupido con los rituales contemporáneos de San Valentín comprenden que siguen costumbres y tradiciones que han llegado hasta nosotros desde los antiguos ritos paganos de adoración. Y aunque el carácter de la antigua diosa madre, la Reina del Cielo, pueda no ser tan obvio hoy en día, ella y sus símbolos claramente jugaron un papel clave en muchas de la reencarnaciones de Cupido a lo largo de la historia.

ALICE ABLER
alice.abler@visionjournal.org

 

REFERENCIAS SELECCIONADAS:

1 Apuleius, Metamorphoses (Traducción de Robert Graves, 1950). 2 James Stevens Curl, The Egyptian Revival: Ancient Egypt as the Inspiration for Design Motifs in the West (2005).  3 James G. Frazer, La Rama Dorada (1890, 1911–15). 4 David Noel Freedman (Jefe de redacción), The Anchor Yale Bible Dictionary (1996 edición electrónica). 5 The King James Version Study Bible (1997 edición electrónica). 6 Stephen H. Langdon, Tammuz and Ishtar: A Monograph Upon Babylonian Religion and Theology (1914).  7 David Adams Leeming, Jealous Gods and Chosen People: The Mythology of the Middle East (2004).  8 Donald A. Mackenzie, Myths of Babylonia and Assyria (1915, 2007).  9 Bruce M. Metzger, Michael D. Coogan and Ronald S. Hendel (redactores), The Oxford Companion to the Bible (Oxford Biblical Studies Online, 2010).

 

Arriba^^

Bookmark and Share