La Relación Perdida: Padres e Hijas
Bookmark and Share


Familia y Relaciones


La Relación Perdida: Padres e Hijas

 

Otoño 2007

LNielsen

 

“Lo que mi investigación está tratando de comunicar a las personas, es que perpetuamos estereotipos infundados de los padres cuando se trata de la importancia que tienen para sus hijas y eso influye en la relación”.

—Linda Nielsen

 

 

 

 

 

 

 

 

Durante la adolescencia una hija necesita a su padre tanto como siempre. Desafortunadamente, el hecho lamentable es que la mayoría de los padres e hijas no se conocen tan bien ni pasan tanto tiempo juntos como las madres e hijas.

—Linda Nielsen

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Linda Nielsen, quien fue entrevistada recientemente por Gina Stepp de Visión, es psicóloga y profesora de psicología del adolescente y estudios sobre la mujer en la Universidad de Wake Forest en Carolina del Norte. Autora de Embracing Your Father: How to Build the Relationship You Always Wanted with Your Dad [Estrechando lazos con tu padre: Cómo forjar la relación que siempre quisiste con tu papá] (2004), Nielsen también imparte un curso de “Padres e hijas”, el único en su tipo en los Estados Unidos en casi 20 años.

 

 

 

GS Al investigar la importancia de los padres para las hijas encontré largas listas de artículos sobre el incesto entre padre e hija, pero muy poca información sobre el impacto positivo que podrían tener las relaciones entre padre e hija en la vida de las mujeres. ¿A qué cree que se deba?

LN Sus resultados llegan justamente a la raíz del problema. Esto es algo en lo que he insistido durante 20 años, hasta el punto en que siento que soy sólo una voz en el desierto. Primero que nada, ¿se da cuenta de lo raro que es el incesto entre un padre biológico y su hija? Es extremadamente raro. Para los psicólogos y sociólogos el término incesto abarca el abuso sexual por parte de primos, tíos, padrastros, hermanastros, hermanos, medios hermanos, hombres que viven con tu madre y que no son familiares… todos ellos entran en la categoría de incesto. Pero cuando observamos las estadísticas sobre las niñas que son víctimas de abuso sexual por parte de su padre biológico, el porcentaje es muy bajo. ¿Qué me dice esto? Lo mismo que a usted, que los investigadores tienen el enfoque equivocado cuando se trata de estudiar las relaciones entre padres e hijas.

Lo que usted ha descubierto, y lo que mi investigación está tratando de comunicar a las personas, es que perpetuamos estereotipos infundados de los padres cuando se trata de la importancia que tienen para sus hijas y eso influye en la relación. Si te lavan el cerebro para que pienses que cada persona de color que veas en una esquina te va a robar tu cartera, entonces estarás cuidándote de eso todo el tiempo. Nos lavan el cerebro para pensar que los papás no son tan buenos padres con sus hijas como lo son las madres, o que los padres no pueden brindar la misma educación que las madres, o que las hijas criadas sólo por su padre van a ser peores que las criadas sólo por su madre, o que los niños necesitan a su padre más que las niñas. Ése es exactamente el punto central de mi libro, de mis cursos y de mi investigación.

GS ¿Por qué han proliferado tanto estos estereotipos infundados? ¿Es sólo que las personas tienden a ser negativas?

LN Creo que las personas tienden a ser negativas, y —aunque soy feminista, lo diré tal como es— creo que las feministas somos de lo peor cuando se trata de ser negativo. Comenzamos con ideas preconcebidas negativas respecto a los hombres como padres. Queremos creer que las mujeres son mejores como madres. Piense en cómo se sentiría si tuviera hijas y ellas acudieran a su padre más que a usted para sus asuntos personales, o cuando tuvieran problemas con sus amigas o sus novios. Si siempre acudieran primero a él y algunas veces le hicieran a un lado, lastimarían sus sentimientos. Y la razón principal por la que lastimarían sus sentimientos es porque se nos ha dicho que ésas son cosas entre madres e hijas.

GS Entonces, ¿cómo convencer a los padres y a sus hijas de que esta relación es muy importante?

LN En la última parte de mi libro encontrará recuadros denominados “reveladores”. No quería que este libro fuera demasiado teórico, por lo que al final del libro incluí los estudios relacionados con esos reveladores. Se trata de estudios de investigación reales que proporcionan hechos sobre cuán importantes son los padres en la vida de sus hijas. ¿Le preocupa el embarazo en la adolescencia? ¿Le preocupa si su hija conseguirá un buen empleo algún día y podrá hacerse cargo de ella misma? ¿Le preocupa que su hija elija novios o esposos que abusen de ella emocional o físicamente? ¿Le preocupa que los jóvenes se aprovechen sexualmente de tu hija? La investigación muestra que todas estas cosas están más asociadas con la relación que llevan con su padre que con la que llevan con su madre.

GS La mayoría de las personas creerían en el hecho de que los niños necesitan que su padre les inculquen el aspecto masculino de la dureza y la aventura, por lo que también podrían creer en el hecho de que las niñas necesitan que su padre les inculque el aspecto aventurero que las lleve al éxito profesional; pero algunos estudios parecen indicar que los padres tratan a sus hijas con mucho más cuidado que a sus hijos. ¿Qué le dice eso?

LN Físicamente, esto se puede deber a que decimos a los padres que las niñas son más frágiles que los niños; pero piense en su propia vida: ¿cuál de sus padres le enseñó a usted y a sus amigos que, cuando fracasaran en algo, no se sentaran en una esquina a llorar y a sentir pena por ustedes mismos, sino que se levantaran y lo intentaran de nuevo?

GS ¿Qué otras ventajas tienen las niñas cuyo padre está involucrado que las demás niñas no tienen?

LN Obtendrán cierta confianza que para las demás niñas es más difícil obtener. Hay que recordar que en esta cultura la mayoría de las personas a las que las niñas ven con poder y autoridad son hombres. Entonces, obtener elogios y reconocimiento del hombre de la familia es de cierta importancia para ellas. Si no hay un padre en su familia, buscarán esos elogios y reconocimiento en otro lugar. Al llegar a la adolescencia es probable que esas niñas estén desesperadas por obtener la aprobación masculina, pensando constantemente en su próximo novio o en qué piensan los jóvenes de ella o en cómo llamar su atención, pero una vez que lo consigan (novio, prometido, esposo) se preocuparán constantemente por que las vayan a dejar. Entonces se vuelven desconfiadas, demasiado dependientes; vuelven loco a su novio o esposo aferrándose a él. Nadie quiere que alguien dependa de uno todo el tiempo, como un niño. Existen algunas investigaciones fascinantes sobre las ventajas que los padres dan a sus hijas. Parte del problema es lograr que las personas les presten atención.

Piense en el hecho de que, en los Estados Unidos, cerca de 70% de los niños de color nacen fuera del matrimonio. Todo lo que escuchamos sobre los padres de color ausentes es el impacto que tienen en los jóvenes de color. ¿Qué hay sobre su impacto en las niñas de color? Se hace énfasis en los niños y en lo mucho que necesitan a su padre, pero el índice más alto de infecciones con SIDA en este momento en nuestro país se encuentra entre las adolescentes. Son el grupo de personas infectadas con SIDA que crece más rápidamente. ¿Por qué? Porque salen con chicos y tienen relaciones sexuales a una edad muy temprana… y, por supuesto, son las niñas más pobres, porque mientras más pobre sea la familia de la que provengan, menos probable será que tengan un padre que crezca con ellas y más probable será que tengan relaciones sexuales entre los 12 o los 13 años con diversas parejas, y más probable será que sus parejas consuman drogas. Los chicos no tienen 12 o 13 años, son mayores, de 19 o 20, porque las niñas buscan llenar el vacío de su padre. Por tanto, el grupo de personas infectadas con SIDA que crece más rápidamente son las adolescentes de bajos recursos. Lo contraen cuando son adolescentes y se manifiesta cuando cumplen 19 o 20 años. Y eso está directamente relacionado con la ausencia del padre.

GS Si los padres son tan importantes en la vida de sus hijas, ¿cómo debería fomentar su presencia la sociedad?

LN Bueno, es interesante observar que cuando la madre y el padre trabajan el mismo número de horas fuera del hogar, la cantidad de tiempo que pasan con sus hijos es casi la misma, lo que me dice que cuando ambos tienen tiempo para pasarlo con sus hijos, ambos lo hacen. Pero esos términos son importantes: cuando trabajan el mismo número de horas pasan la misma cantidad de tiempo [con sus hijos]; sin embargo, cuando las mujeres trabajan “de tiempo completo” y los hombres trabajan “de tiempo completo”, los hombres trabajan 15 horas más a la semana que las mujeres e “intercambian” más tiempo que ellas. La suposición negativa es que a los hombres les interesa más su trabajo que sus hijos o que no se interesan en ellos igual que las mujeres; pero ¿sabe?, si he trabajado más horas que usted durante el día, probablemente estoy menos interesado en pasar mucho tiempo con mis escandalosos hijos cuando llego a casa. No es una cuestión de género, ¡se trata de un trabajador exhausto!

A mis estudiantes les doy un cuestionario titulado “¿Eres una hija con igualdad de oportunidades?” que contiene 10 preguntas simples, como “¿Pasas el mismo a tiempo a solas con tu padre que con tu madre?”. No vas a obtener lo que quieres de tu padre si no le das la misma oportunidad que a tu madre para desarrollar ese tipo de relación.

GS ¿Qué tanto es responsabilidad de la hija? ¿El padre también es responsable de encontrar tiempo?

LN Bueno, es cierto; pero, como padre, se te dijo que cuando tu hija llega la pubertad no se supone que debas pasar tanto tiempo con ella. Una vez que llega a la adolescencia debes hacerte a un lado y dejar que la relación principal sea con su mamá. Si ése es el mensaje que te envían y te enseñan qué es lo que un “buen padre” debe hacer, entonces eso harás. Sí, el padre también juega ese papel. Mis estudiantes me dicen que su padre dejó de hacer cosas con ellas cuando llegaron a la adolescencia (como acampar a solas con ellas los fines de semana) porque hacerlo sería raro o sospechoso y, por supuesto, eso nos lleva de nuevo a la idea equivocada que tienen las personas sobre la prevalencia del incesto entre padre e hija.

Pero durante la adolescencia una hija necesita a su padre tanto como siempre. Desafortunadamente, el hecho lamentable es que la mayoría de los padres e hijas no se conocen tan bien ni pasan tanto tiempo juntos como las madres e hijas.



RELATED ARTICLES:
¿Son Necesarios los Padres?
Hija de Tigre... ¿pintita?
¿Qué debe hacer una Madre?
La Carga de una Madre
It's About Being a Boy!

Arriba^^

Bookmark and Share